Con una magnífica noche de Luis Suárez, autor de dos tantos, el Barcelona derrotó 3-0 (4-1 en el global) al Real Madrid en el Santiago Bernabéu, por la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey, y aseguró su lugar en la gran final.

El Real de Santiago Solari inició con Sergio Reguilón en el equipo titular, sustituyendo a Marcelo. Además, Gareth Bale apareció en la banca. Mientras, Ernesto Valverde mandó dentro de su once inicial al tridente ofensivo de Messi, Suárez y Dembélé; en el mediocampo blaugrana apareció Sergi Roberto.

La primera mitad se jugó con demasiada intensidad, pero claramente fue dominada por el juego vertical del Madrid. Al minuto 10, Rakitic se barrió de manera violenta sobre Casemiro, provocando el abucheo generalizado del Bernabéu y el reclamo de varios futbolistas merengues. Tres minutos después, Vinicius cayó en el área grande culé, después de un ligero contacto de pierna derecha generado por Semedo, pero el árbitro José María Sánchez Martínez dejó correr la jugada.

En el 22′, Benzema robó la pelota al costado del área enemiga, mandó un centro que generó una serie de rebotes en el área chica de Ter Stegen, incluyendo una pésima definicion de Vinicius.

Al 36′, Vinicius recibió un preciso y peligroso pase filtrado. El brasileño avanzó con la redonda y pegó un tiro cruzado que fue bloqueado por una oportuna barrida de Lenglet, pero el rebote le cayó al mismo Vinicius, que mandó un centro a Benzema; el francés controló la bocha con el pecho y mandó un disparo de izquierda, que alcanzó a bloquear Ter Stegen con su pie derecho.

En el 42′, Messi conducía el balón en territorio madridista, pero fue atropellado por Toni Kroos. Los blaugranas pidieron el cartón preventivo para el alemán; el colegiado solo señaló la falta. El primer tiempo terminó con cero oportunidades manifiestas de gol para el Barça, por tres del Real.

Ninguno de los dos clubes realizaron cambios para el comienzo de la parte complementaria. Al minuto 50, Jordi Alba manejó la esférica a nivel de medio campo, realizó una finta para dejar solo a Dembélé, que le ganó la espalda a Carvajal. El francés atrasó el balón con Suárez, y el uruguayo metió un brutal disparo bajo al primer poste defendido por Keylor Navas. De esta manera, el Barça abrió el marcador, y se fue arriba en el global, 2-1.

7 minutos después, Lucas Vázquez se barrió a destiempo y con fuerza desmedida sobre Lenglet, por lo que Sánchez Martínez amonestó al delantero merengue. Al 61′, Ter Stegen salvó al Barça con una atajada espectacular, que tapó un fenomenal cabezazo de Reguilón, realizado en los límites del área chica.

La segunda amarilla del partido fue para Sergio Busquets, que derribó a Luka Modric en el medio campo. En el 66′ Vinicius realizó una fenomenal jugada con regates y recortes incluidos, pero definió de fea manera frente al arco de Ter Stegen. Tras las fallas de los atacantes madridistas, Solari decidió mandar a la cancha a Bale, retirando a Vázquez al 68′.

Los constantes errores de Vinicius cobraron factura. Momentos después de que Bale ingresara a la cancha, Dembélé recibió un pase filtrado y corrió al área grande, donde mandó un centro razo y colocado al pie de Suárez, provocando que Raphael Varane empujara la esférica a su propia meta. 2-0 favor Barcelona.

3 minutos después, Casemiro pisó a Suárez en el área; penal clarísimo. El defensa blanco fue amonestado, y Suárez –a lo Panenka–, clavó el fatídico tercer gol blaugrana. 4-1 en el global.

El Barcelona llega a su sexta final de Copa del Rey consecutiva, y espera al ganador de la serie ValenciaReal Betis, que se encuentran igualados 2-2 en el global; la vuelta se jugará el 28 de febrero en el Mestalla de Valencia. La final del torneo copero se celebrará el próximo 25 de mayo, en el Estadio Benito Villamarín, casa del Real Betis.

Por su parte, el Real Madrid no califica a la final de la Copa del Rey desde la edición 2013-14, donde derrotó al Barça para coronarse campeón.

El próximo sábado 2 de marzo, culés y merengues se verán de nueva cuenta, ahora por La Liga.

Anuncios