Cruz Azul recibió a Pumas en la cancha del Estadio Azteca en uno de los duelos más atractivos no solo de la jornada, sino también del torneo por la convocatoria de las dos escuadras. Ambos equipos viven realidades distintas en el presente torneo., La Máquina llegaba a este partido con muchas oportunidades de entrar a zona de liguilla, diferente de los Universitarios, quienes a pesar de la victoria del pasado domingo, sus aspiraciones a la fiesta grande son muy pocas.

Los comandados por Pedro Caixinha saltaron al Coloso de Santa Úrsula formando un 4-3-3. Jesús Corona bajo los tres palos; Aldrete, Lichnovsky, Aguilar y Domínguez en la línea defensiva; Baca en el medio centro acompañado de Yotún y Alvarado como interiores; Orbelín Pineda y Méndez en los extremos y Milton Caraglio como punta.

Pumas llegó con una propuesta más equilibrada y acumulando gente en el medio campo, por eso Bruno Marioni mandó un 4-4-2 a la cancha del Azteca. Saldívar en la portería; Domínguez, Quintana, Jáquez y Mozo en defensa; Iniestra y Escamilla en la doble contención con Iturbe y Barrera volanteando; Malcorra y González en el eje de ataque.

El partido comenzó con cierta turbulencia para la visita. Los locales iniciaron con una propuesta ofensiva. El equipo de Caixinha buscó la profundidad por las bandas en reiteradas ocasiones. Pumas por su parte no lograba encontrar la brújula ni entrar en el ritmo de partido, por lo que regalaba espacios pero que no aprovechaba la ofensiva de Cruz Azul.

FALTA DE PUNTERÍA

Durante toda la primera mitad Cruz Azul agobiaba al equipo de la Universidad, a pesar de esto La Máquina no lograba capitalizar una sola de las oportunidades que se creaba. Ya por errores ofensivos o por atajadas de Saldívar.  

La jugada más clara que falló Cruz Azul vino al minuto 7’: Edgar Méndez robaba un balón en medio campo, en un claro mano a mano el español filtró a Orbelín Pineda que quedaba solo frente al portero, pero luego de una serie de amagues perdió la oportunidad de disparar a puerta y terminó por centrar a tierra de nadie y así se perdía el primero de la tarde.

La anotación por fin llegó al minuto 43’ para La Máquina: Milton Caraglio bajó un balón dentro del área rival y cuando se enfilaba a rematar, vino un empujón de Jaques para provocar el penal a favor de Cruz Azul. Sería el mismo Milton el encargado de cobrar la pena máxima, el argentino tiró un zapatazo que dejó sin oportunidades al ‘Pollo’ Saldívar y así adelantar a los Celestes.

EL PROTAGONISMO DEL VAR

El rumbo del partido se vio afectado luego de que Kevin Escamilla cometió una falta aparatosa a Rafa Baca al minuto 35’, de ahí vino la tarjeta roja para el medio de Pumas, producto de una doble amarilla.

La polémica vino pues el árbitro central de inicio no había sancionado la falta. El protocolo del VAR dice que este no ha de revisar las segundas amarillas, pero contrario a esto, la jugada se revisó y al final Guerrero sacó la segunda tarjeta con la que Escamilla se iba expulsado.

Esto dejó dudas sobre el accionar del VAR pues, a pesar de la justa expulsión, todo se hizo contrario a lo que marcaba el protocolo. Minutos después de la salida de Escamilla, llegaba la anotación de Cruz Azul.

Para el inicio de la segunda mitad Pumas, a pesar de jugar con un hombre menos, intentó empatar el marcador en par de ocasiones. Pero Cruz Azul mató rápido las ilusiones de los Universitarios. Al minuto 54′ llegaba la segunda anotación para La Máquina: Yotún cobró una jugada a balón parado que Milton Caraglio, aprovechando la pésima marcación de Pumas, remató para firmar su doblete.

Con el 2-0 a favor de Cruz Azul, el equipo de La Noria parecía tener las cosas bajo contro y dominaba el partido sin mayor dificultad. Todo jugaba en contra del equipo de la Universidad, pero al minuto 60′ Pablo Aguilar bajó a Iturbe dentro del área y el arbitro cobró penal a favor de los visitantes. Pablo Barrera cobró desde los 11 pasos y sin titubear capitalizaba la oportunidad para marcar el 2-1 y acercar a su equipo en el partido.

Luego de la anotación de Pablo Barrera, Pumas se paró mejor en el campo para evitar que la inferioridad numérica jugara en su contra. Los hombres de Marioni adelantaron líneas paulatonamente y en un contragolpe encontraron el empate cortesía de Alan Mozo, pero rápidamente el VAR marcó fuera de lugar y se anulaba el gol de la igualada.

A pesar de los esfuerzos de los Felinos, el tiempo no fue suficiente para empatar a La Máquina. Con este resultado Cruz Azul se acerca, auqneu aún no es oficial, a la zona de liguilla al sumar ya 26 puntos. Por su parte Pumas se queda con 16 unidades y ya queda prácticamente fuera de la fiesta grande.