Los monarcas se vieron arriba en el marcador en dos ocasiones, pero no supieron manejarla y dejan escapar una victoria otra vez.

El Estadio Universitario se vestía de gala para recibir a sus Tigres, segundo lugar del torneo para enfrentar a Monarcas Morelia, ubicado en la parte baja de la tabla y con un fútbol pobre. Los felinos con la misión de cerrar el torneo con el mejor funcionamiento de cara a la fiesta grande para levantar un nuevo título; los michoacanos buscan cerrar un semestre de terror.

El “Tuca” Ferreti envió a la cancha un equipo alternativo para encarar el partido, una formación sumamente defensiva con un 5-4-1, la zaga estaba compuesta por jugadores jovenes, en la media cancha hombres de más experiencia con Israel Jímenez, el “Chaka”, Damm y Zelarayán, además del destacado regreso del francés Gignac. Por su parte monarcas ponía a sus mejores elementos en el terreno de juego, un parado en 4-3-3, con dos contenciones y cuatro hombres al ataque, estos eran: Rocha, Candido Ramírez, Edison Flores y Sansores.

Las acciones comenzaban en el Volcan, la afición esperaban un buen espectáculo de balompie. Sin embargo en los primeros minutos de encuentro el balón no tenía el mejor trato de ambos equipos, el juego trabado junto a equivocaciones en media cancha fueron las características de estos momentos. Las condiciones del juego no beneficiaban al estilo de juego de los regiomontanos, pero a la monarquía le favoreció.

En el minuto 19 inició una jugada por la banda izquierda de los michoacanos; el balón le cayó a Candido Ramírez que prolongó con un “taquito” a Rocha, él tocó la pelota a Sansores que acomodó el balón a su pierna derecha y definió por debajo de las manos de Nahuel Guzmán. La anotación fue anulado en primera instancia por un fuera de lugar, no obstante el VAR corroboró el gol que ponía adelante a Monarcas.

Los Tigres intentaron empatar el marcador con dos tiros de Gignac que el arquero michoacano atajó correctamente. La monarquía aprovechó las fallas de los locales; en el minuto 31 inició un ataque en el medio campo, los monarcas decidieron pasar el balón de primera intención en el primer cuarto de la defensa de Tigres, hasta que el esférico quedo en los botines de Sansores y aumentó la ventaja; el cuadro de Torrente sorprendía a los Tigres en su guarida.

El marcador se mantuvo inmóvil para el inicio de la parte complementaria. Los Tigres atacaron sin éxito durante 20 minutos del complemento. Fue hasta el minuto 64 cuando Jurgen Damm desbordó por la banda izquierda, se quitó a tres defensas, intentó el tiro que controló Malagón, pero el rebote quedó en Zelarayán que empujó el balón; los felinos recortaban la desventaja.

La alegría no duró mucho para los felinos, pues tan sólo 1 minuto después Candido Ramírez desfiló por la el sector izquierdo, superó a dos zagueros amarillos, enfiló al área rival y encontró a Edisón Flores en la punta del área chica, dio un regaló a Flores para vencer a Nahuel Guzmán . Monaracas recuperaban la ventaja; sin embargo tenían que cuidarla.

Los Tigres no se dieron por vencidos en los minutos restantes, el reloj jugaba en contra de los felinos, pero jugaban contra un equipo que habían dejado escapar triunfos 4 veces en el torneo. El equipo de Ferreti apretó los últimos 15 minutos, el fruto de esfuerzo no se hizo esperar, ya que Zelarayán volvió a anotar en un golazo al borde de la media luna del área; Monarcas creia haber noqueado a Tigres, pero el juego estaba más vivo que nunca.

Los michoacanos perdieron el control del juego, los felinos explotaron la falta de concentración de su rival; en el minuto 81 por el sector derecho Zelarayán filtró el balón de “taco” para el chileno Vargas, este sorprendió al arquero con una vaselina que entró a la red. Tigres venía de atrás en dos ocasiones para dejar el encuentro 3-3; la monarquia dejaba ir una ventaja de dos goles por quinta ocasión en el semestre. Así finalizó el juego en Monterrey.

Anuncios