Una nueva edición del clásico regio llegó, ahora en las semifinales del clausura 2019, el cuarto y quinto en este semestre, aparte de los juegos disputados por la femenil. El primer capítulo de esta serie se disputará en el Gigante de Acero; por lo que la pandilla tiene que sacar la ventaja en su casa por la posición en la tabla que favorece a Tigres ¿Podrá los Rayados llegar a la final? ¿Cómo llega Monterrey a esta semifinal?

El club de Diego Alonso llega tras eliminar a los hidrorayos del Necaxa en un empate global 1-1 y la posición de la tabla favoreció a los regios. Sin embargo el juego de los Rayados no convenció a los aficionados, ya que en el juego de ida en Aguascalientes, Necaxa complicó en gran parte de los 90 minutos el pase de Monterrey a la siguiente ronda, tuvieron los disparos más peligrosos pero Marcelo Barovero evitó la caída blanca y negra.

En el partido de vuelta los Rayados dominaron al rival la mayor parte del tiempo, tuvieron 21 remates, no obstante la eficacia de esos tiros fue desastrosa, con apenas 4 disparos a gol, es decir, el 21% de esos intentos fueron al arco. La falta de contundencia le pudo costar caro a los norteños, salvo que Necaxa no se acercó a la portería de Barovero. Obviamente, los Tigres sí tendrán más oportunidades de cara a gol, por lo que mejorar la puntería será un punto importante en los entrenamientos para Alonso.

Otro punto a mejorar de “rayados” está en su mentalidad, llegar en el mejor momento psicológico es un trabajo pendiente en los jugadores de la pandilla. En los últimos años, cuando Monterrey llega a una instancia de definición, los futbolistas caen en un “bajón” en su juego; la final contra Pachuca, en 2016, la perdieron en el minuto 92:52 y fallaron un penal, el clásico regio en 2017 lo dejaron ir en su cancha y con otra pena máxima errada. Además la final de Copa MX del torneo pasado fueron derrotados por el Cruz Azul, con un fútbol pobre de parte de los regios.

Ahora bien, no todos son errores para Monterrey. Los “rayados” llegan con en mejor momento que Tigres en el estado anímico de ambos; la final de la CONCACAF ganada por la “pandilla”le puede dar confianza a Monterrey, repetir la dosis a sus peores rivales actúa como motivación rayada; por lo que es una ventaja para Diego Alonso y sus dirigidos.

También el plantel “rayado” es poco superior a los Tigres, hay que ir línea por línea. En la portería Barovero es más seguro y constante a Nahuel Gúzman; la defensiva rayada es menos poderosa a su rival, debido a la cantidad de goles permitidos por cada una, 16 por Tigres y 21 por Monterrey. Defensas centrales cómo Salcedo, Ayala y Francisco Meza dan más solidez a la parte de atrás felina.

En el centro de la cancha Monterrey es mayor y más variada a la felina, Celso Ortiz, Carlos Rodríguez, Jonathan González y Edson Gutiérrez dan el equilibrio al fútbol de la “pandilla”. Por las bandas se encuentran más equilibrados los equipos, por Monterrey están Gallardo, Hurtado, Dorlan, Pizarro y Maxi Meza; y por Tigres se encuentran Aquino, Damm, Vargas y los Quiñones (Luis y Julían).

Pero en los “9”se decanta las cosas para “rayados”. Funes Mori ofreció un mejor torneo que Gignac,el argentino anotó 11 goles mientras el francés tuvo 7 dianas; asimismo Funes Mori dejó pinturas en el césped, tal es el caso del gol frente a al América donde eludió en dos ocasiones a los defensas capitalinos o el “taco” hecho en el clásico regio en fase regular. La semifinal está cerca. el clásico de Nuevo León pinta para disfrutar de otro partido emocionante de fútbol.

Anuncios