La final del fútbol mexicano tuvo su primer capítulo en Sán Nicolás de los Garza. Después de una semana emotiva por el fallecimiento de la leyenda felina, el Volcán recibió a los suyos con una gran fiesta en honor a Osvaldo Batocletti.

Tigres y León brindaron un muy agradable espectáculo en la primera batalla por el título del Clausura 2019. Los dirigidos por el Tuca Ferretti se llevaron la ventaja de cara al partido final con gol de André Pierre Gignac.

De inmediato Tigres tomó la iniciativa y al 2´ llegó la primera de peligro con un centro de Quiñones que si no es por la buena salida de Cota, el francés conectaba ese balón. Momentos después, un disparó de larga distancia hizo suspirar al Volcán cuando Edu Vargas no dudó y sacó un tiro que apenas pasó por un lado del arco esmeralda.

León mantuvo el orden y aguantó bien la presión del local, y a pesar del asedio, los esmeraldas se notaban cómodos y con mayor claridad al momento de tocar. Al 9´, la fiera tuvo su primera de gol. Ángel Mena puso un pase de gol para Vinicio Angulo que mandó su disparo a la tribuna y perdió la oportunidad de marcar el primero.

Fiel a su estilo, Tigres se dedicó a tocar a un ritmo más lento, característico del equipo del Tuca, pero que por capacidad nunca dejó de preocupar a la zaga guanajuatense.

Y así, al minuto 20 cayó el primero del partido. Una buena jugada del Chaka Rodríguez que tocó filtrado a Quiñones que encaró hacia la portería, disparó y Cota tapó de buena manera, sin embargo, el rebote cayó hacia el delantero galo que no tuvo problemas y marcó el primero del partido.

El francés llegó a 104 goles con la casaca felina y empató a Tomás Boy como máximo goleador histórico.

Cinco minutos después, el ecuatoriano Mena dejó ir el empate. En una jugada de contra, Campbell dejó mano a mano a Mena que no pudo controlar de buena forma el balón y ante la rápida reacción de Nahuel Guzmán, el balón terminó en manos del arquero argentino.

León se vio agobiado después del gol de Tigres, pero aun así tuvieron oportunidades de gol. Al 30´, Montes sacó un punterazo que Nahuel atajó de buena manera para evitar la caída de su arco.

Al 37´, una descolgada de Gignac estuvo a punto de ser el 2-0. El francés corrió hacia el arco esmeralda y ante la salida de Cota, el delantero tocó hacia su compañero que llegaba, pero el Gónzalez alcanzó a cortar el pase con una gran barrida.

Cuatro minutos después, Navarro estuvo a punto de marcar en propia puerta al entrarle mal a un centro. El jugador de León quiso despejar y su rechace terminó en al poste de su propio arquero.

Para la segunda parte, el partido inició con el mismo ritmo con que terminó. Tigres y León entraron con la idea de hacerse daño y a pesar de no haber peligro real en los arcos, los disparos en ambos arcos estuvieron presentes y por momentos el juego se quedó sin juego en la media cancha.

Al 60´, Edu Vargas salió de cambió por una aparente lesión y en su lugar entró el ecuatoriano Enner Valencia que, de inmediato, tuvo una oportunidad de gol cuando Chaka Rodríguez desbordó, recortó y le tocó el balón. Valencia mandó su disparo a la tribuna.

En la siguiente jugada, Gignac tuvo la oportunidad de tocar a Javier Aquino un balón que probablemente tendía mejor oportunidad de marcar gol. El francés decidió terminar la jugada él solo y su disparo acabó sin peligro lejos de la portería.

La intensidad del partido bajó considerablemente los siguientes minutos, los jugadores ya no corrían con el mismo ímpetu. En general, los equipos empezaron a tocar más sin ir tanto al ataque.

Al 75´, Aquino se lesionó y Tigres tuvo que hacer su segundo cambio obligado, en su lugar entró el juvenil mexicano Jürgen Damm. Al mismo tiempo, León hizo su primera sustitución cuando Jean Meneses dejó su lugar a Yairo Moreno.

A siete minutos del final, llegó la primera jugada individual de Ángel Mena. Burló a un defensor y de larga distancia saco un disparo con potencia que Nahuel desvió de gran forma y envió a tiro de esquina.

Ya en el agregado, los de San Nicolás tuvieron todavía una última de peligro. Gignac centró para Valencia que alcanzó a conectar con el balón, pero ante la presión de Mosquera, el tiro salió desviado.

Los Tigres se llevaron el primer duelo por la mínima, pero con un resultado así la final está abierta para cualquiera. El duelo decisivo será el próximo domingo cuando el Estadio de León reciba el partido por la máxima gloria del fútbol mexicano.

Anuncios