Foto: Especial

El equipo japonés regresa para competir en el torneo de selecciones más antiguo del mundo, la Copa América, a desarrollarse en Brasil este verano. Los “nipones” retornan al torneo continental tras 20 años, de la cual fue su primera y única participación de la historia; ahora a días de su debut frente al bicampeón Chile, recordamos la travesía asiática en territorio sudamericano.

Era 1999, el equipo del “sol naciente” venía de participar en su primera Copa del Mundo en Francia un año antes, además albergaría la edición siguiente en 2002. Por este motivo la CONMEBOL vio en Japón un fútbol en desarrollo y una oportunidad de aumentar sus ingresos en la Copa América, entonces el organismo sudamericano ofreció la invitación (junto a México) para asistir al torneo en Paraguay, los japoneses aceptaron.

Está selección debutante compartió grupo con el anfitrión, Paraguay, asimismo con los “incas” de Perú y Bolivia. Para suerte de los novatos, el cuadro de los samurais dio inicio a aquella edición de Copa América en el Estadio Defensores de Chaco, en Asunción, contra la selección de Perú; Japón tenía a las puertas los reflectores mundiales.

En este encuentro, los japoneses se adelantaron en el marcador al minuto 9 con anotación del delantero Wagner Lopes -futbolista nacido en Brasil y naturalizado “nipón”. Sin embargo los “incas” dieron vuelta al marcador con anotaciones de Jorge Soto y Roberto Holsen a los 70 y 74, los asiáticos empataron el encuentro al minuto 79 con gol de tiro libre de Atauhiro Miura (lo que significaba la primera diana de un jugador no nacido en América de la historia), pero Holsen encontraría otra vez la portería y dejaba cifras definitivas en un 3-2.

Para el segundo choque americano, la selección del “sol naciente” se midió frente a la selección local, Paraguay. Los “guaraníes” tuvieron una tarde de inspiración en compañía de su gente y aplastaron al conjunto asiático 4-0, con dobletes de Miguel Ángel Benítez y Roque Santa Cruz. Japón tenía que dejar todo en la cancha contra su siguiente rival para superar su grupo.

En la última batalla se enfrentaron contra la selección boliviana en el Estadio Río Parapití; ya en las acciones en el terreno de juego, la escuadra sudamericana se puso arriba con anotación de Erwin Sánchez de tiro libre, no obstante, los samurais sacaron el orgullo japonés y equilibraron el marcador de penalti, el responsable de cobrarlo fue Lopes. De esta manera finalizó el juego, empate de 1-1, y Japón se despedía con 2 derrotas y tan sólo un punto en tres partidos.

Algunos años después, en la edición de la Copa América 2011 en Argentina, la selección del “sol naciente” fue invitada nuevamente a la competición continental, los asiáticos accedieron a jugarla. No obstante un terremoto ocurrido el 11 de marzo de 2011 junto a un accidente nuclear en la planta de Fukushima imposibilitaron a los “nipones” a asistir a la Copa. Ahora en Brasil 2019 tienen la oportunidad de trascender fuera de su confederación, ¿Lo lograrán?

Anuncios