La última vez que la Selección Mexicana sumó una fase de grupos con nueve puntos ya es lejana. El verano del 2011, el ‘Tri’ se coronó en la final de la Copa Oro con un gol de antología de Giovanni Dos Santos que definió el marcador 4-2 sobre Estados Unidos.

Grupo complicado

El sector A se conformaba por México, Costa Rica, El Salvador y Cuba. El conjunto en aquel entonces dirigido por José Manuel de la Torre se impuso con facilidad a los 3 conjuntos; primero venció a la ‘Sele’ con un contundente 5-0, después batió a los isleños por el mismo marcador y, ante los ‘Ticos’ dirigidos por Ricardo Antonio LaVolpe también los culminó con un golazo de volea de Andrés Guardado 4-1.

Una difícil Guatemala

Paradójicamente se complicó uno de los rivales más accesibles en el papel: Guatemala. El equipo mexicano liderado por Javier Hernández. Pablo Barrera, Andrés Guardado y Giovanni Dos Santos, apenas pudo doblegar 2-1 a la escuadra centroamericana y así avanzó a la semifinal contra Honduras, a quienes pudieron pasar en tiempo extra 2-0.

Una final de ensueño

En Pasadena se veían las caras mexicanos y estadunidenses. El equipo liderado por Landon Donovan venía de perder un sólo partido, pues no tuvo mayor complicación en avanzar ante Jamaica y Panamá, pero el conjunto azteca demostraría su potencial y, a pesar de irse abajo en el marcador tempranero, de la mano de Pablo Barrera la escuadra mexicana reaccionó para empatar los cartones; posteriormente, Giovanni Dos Santos anticiparía un pase de Gerardo Torrado, sacaría al arquero Howard y con par de fintas y la persecusión encima, el zurdo colgaría la pelota al ángulo de la puerta norte en California. El Rose Bowl estalló y México consiguió un torneo perfecto.

La marca del ‘Tri’ terminó con una efectividad de 100%: 6 victorias en 6 partidos, 22 goles a favor y 4 en contra. Javier Hernández se consagró como máximo goleador del certamen con 7 dianas y con el MVP del torneo.

Anuncios