A los 15 años comenzó en las inferiores de Chivas, después Santos Laguna se hizo de su contrato y en 2017 el Porto lo fichó para jugar con su filial, para 2018 llegó al equipo B del Sevilla Atlético.

Con 20 años, nacido en Guadalajara (aunque con ciudadanía francesa) y una corta pero prometedora trayectoria, Joao Maleck enfrentó el cargo de homicidio a título de culpa grave, luego de que estrellara su Mustang contra el automóvil de una pareja de recién casados.

El alcohol y la velocidad nunca serán una buena combinación, sin embargo, necios habrá siempre y las irresponsabilidades no exentan a cualquiera; así lo respaldó el alcalde de Zapopan, Pablo Lemus, al mediodía del 23 de junio pasado.

Lamentablemente, no es raro saber de jugadores mexicanos incongruentes con el volante. Cómo olvidarse del caso de los que fueron jugadores del Atlas durante la década pasada, Javier Amador y César Andrade.

El primero fue intervenido quirúrgicamente en más de 13 ocasiones, mientras que el segundo puso fin a su carrera futbolística al ver amputada su pierna derecha.

Pero regresando al caso de Maleck, recién había terminado su primer temporada en el equipo B del Sevilla Atlético, así que decidió regresar a su natal para disfrutar de las vacaciones. El 23 de junio salió de fiesta, compartió videos en sus redes sociales durante la madrugada y pasadas las 7 de la mañana chocó.

Foto: LosPleyers. Auto de Maleck tras el accidente

Las víctimas, María Álvarez y Alejandro Castro, acababan de casarse el viernes por el civil y al día siguiente lo hicieron por la iglesia. Ellos decidieron comenzar juntos una nueva etapa de su vida, Maleck eligió conducir su auto a más de 100km/hr, según testigos cercanos al accidente, no a los 70km/hr que indicaron las autoridades.

¿A quién creerle cuando por sentido común y al consultar el video se puede imaginar cuál fue la velocidad más cercana?

Foto: LaPrensa. Auto donde viajaban María y Álvarez tras el impacto, murieron
inmediatamente al desnucarse.

Pocos días después de la tragedia, el juez de control decidió levantar las agravantes a los cargos en contra del futbolista, pues la Fiscalía de Jalisco no juntó las pruebas suficientes para mantenerlas, pues la ley establece el agravante en la presencia por arriba de 150 mg de alcohol por 100 ml en sangre, no de orina.

Aunado a esto, la defensa del culpable recurrió a tratar de llegar a un acuerdo con los familiares de los fallecidos por reparación de daños.

El proceso se suspendió para que de manera amigable traten de llegar a una salida alterna, un acuerdo dado que ya existe un dinero garantizado en una póliza y serían tres millones de pesos.

Javier Alberto García, abogado de Maleck

Qué dinero puede regresarle la vida a dos jóvenes con un futuro por delante. Además, como episodios de una novela, hace una semana se reveló que Maleck llevaba a un acompañante dentro de su auto, José Eduardo Márquez García (futbolista de la tercera división Mexican) quien se dedicó a eliminar su información expuesta en redes sociales y evadió cualquier señalamiento por parte de los familiares de los fallecidos.

El juez del Penal de Puente Grande de Jalisco, José Juan Rodríguez, determinó la detención preventiva de 6 meses para el joven Maleck, luego de que sus familiares (tío y abuelo) no aclararan las dudas de la fiscalía.

Lamentablemente, no es el primero ni será el último jugador que esté involucrado en este tipo de desastres, se pueden agregar varios a la lista: Pulido, Marín, “Lucho” Pérez, “Moi” Muñoz… la diferencia es que no todos los casos estuvieron relacionados con el abuso del alcohol ni hubo víctimas mortales.

Foto: Esto. Joao Maleck durante una de las concentraciones de la Selección
mexicana Sub-20.

La impunidad en México es recalcitrante, la empatía pierde lugar ante la indiferencia y la ley se divide en dos bandos; para las figuras públicas y para los no poderosos.

Anuncios