Juegos Panamericanos Lima 2019

Adiós, Lima 2019

Unos inesperados Juegos Panamericanos dejan lecciones, aprendizajes y nuevas concepciones del deporte olímpico.

TMMéxico, patrocinador oficial de Jugada Prefabricada

Se acabó la competencia deportiva más importante del continente. Por 16 días, desde Canadá hasta Argentina se concentró la energía en un sólo lugar de América, la capital peruana.

Con el misticismo que entregan los lugares ancestrales, en Lima no había excepción. Una organización poco vistosa, con recursos limitados y un frío invierno sudamericano, hacían creer que la justa de medio año no tendría reflectores.

Si lo lees de México lo sabes. La cosecha no era muy alentadora. El mejor de los casos nos imponía 19 metales dorados, pero el destino siempre encuentra las condiciones necesarias para que busca la oportunidad. Cabe preguntarse por qué el atleta nacional no destaca en deportes de conjunto; ¿será desde la cuna que la visión del egoísmo nos plantea que la victoria no es para más de uno?, la respuesta es traicionera. Celebrar lo que consigue el compatriota llega con sabores agridulces, con la cara de ganar en la perdición y de ondear una bandera que ignorábamos antes.

Foto: Lima 2019

Gracias por todo, Lima. Nos entregaste emociones, alegrías y unidad. Nos hiciste más fuertes y, así como le cambiaste la cara a la opinión del mundo sobre ti, también tuviste la bondad de ser la tierra donde los atletas mexicanos encontraron la brújula que les perdieron; esa que no necesitaron al final, pues se consagraron como grandes promesas, con señales de vida en un terreno que parecía putrefacto. Después de todo, ningún mar en calma hizo navegantes a los marineros.

Foto: Lima 2019

Qué grande es la gloria deportiva. A un año de encontrarnos en la tierra donde nace el sol, hoy nos acercamos al horizonte de tu mano. Nos invitas a acercarnos a ver el espectacular amanecer que nos depara Tokio 2020 y, de tu mano, descubrimos que la oportunidad y el sí se puede, no son sólo dichos, sino posibilidades palpables.

Gracias de nuevo, Perú. Gracias por enseñarnos que el mexicano aún sabe remar contra corriente y que la luz que nos muestras, enciende las velas para emprender el viaje al continente asiático el próximo año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: