En el ya lejano 4 de noviembre de 2007, la capital fue sede de una las máximas goleadas en la historia de los torneos cortos en el balompié nacional. Con ‘hat-trick’ de Solari, dobletes de Scocco y Barrera y, un tanto más de Augusto, el conjunto ‘auriazul’ aplastó 8-0 a los `Tiburones Rojos´

En aquel domingo, el Estadio Olímpico Universitario recibió el juego correspondiente a la jornada 16 del Apertura 2007 entre Pumas y Veracruz.

Los universitarios necesitaban de la victoria para clasificarse a la liguilla, mientras que los ‘escualos’ se encontraban en el último lugar de la tabla porcentual.

Foto: Especial

Los felinos aún contaban con parte de la plantilla que logró el bicampeonato tres años atrás (dirigidos por Hugo Sánchez) como Sergio Bernal, Israel Castro, Darío Verón y Leandro Augusto. Del otro lado de la cancha, los visitantes dejaban sus esperanzas sobre los hombros de Aldo de Nigris, Rafael García y el chileno Héctor Mancilla.

El joven ‘canterano’, Pablo Barrera (que llevaba poco más de un mes de haber debutado en Primera División) figuraría al minuto 13 al marcar el primer gol del encuentro con un potente y raso disparo al palo izquierdo del arquero.

Foto: Especial

Tan sólo dos minutos después, él mismo asistiría de pierna derecha a su compañero Esteban Solari, quien sin marca alguna terminó empujando el esférico dentro de la red.

Los locales aumentarían la ventaja a 3 por medio del brasileño Leandro Augusto, quien culminó de primera intención la jugada creada por Barrera y Rubens Sambueza.

Foto: ElBalonRosa

En 17 minutos Pumas lo ganaba 3-0. Pero el equipo del `Tuca´ no se conformaría con el resultado, pues al minuto 39 aparecería Ignacio Scocco, quien se hizo presente en el marcador al vencer por cuarta ocasión a Fabián Villaseñor.

Foto: El Universal

Scocco daría el quinto arponazo al ‘Tiburón’ a tan sólo 3 minutos de haber iniciado la parte complementaria, luego de aprovechar un saque de banda y dejar atrás a 4 defensas del Veracruz.

Esteban Solari recalcaría el amplio dominio al minuto 51 y al 53 para aumentar el marcador a 7-0. El último grito de gol se escucharía luego de que Barrera anotara su doblete al 58´y cerrara la tarde con broche de oro.

Luego de la histórica victoria y de conseguir su boleto a la ‘fiesta grande’ del futbol mexicano, los Pumas perdieron el campeonato en Cancún ante los ‘Potros’ del Atlante.

Anuncios