Tigres y América se volvían a medir por segunda ocasión en menos de una semana, esta vez en la cancha del Universitario. Los Felinos dejaron en el camino a Las Águilas en las semifinales de la Leagues Cup, por lo que el equipo de Coapa llegaba urgido de revancha.

Los reflectores del juego se los llevaba Guillermo Ochoa, quien regresaba, luego de ocho años en Europa, a la portería del América. El regreso del ídolo americanista agregaba expectativa al juego que muchos se atreven a llamar el “clásico de la década”.

El inicio del partido se había opacado por el estado de la cancha, que se encontraba mojada por la lluvia que cayó sobre Monterrey. Con un comienzo titubeante, tuvieron que pasar 25 minutos para que cayera el primero gol. Fue Luis Quiñones quien con un disparo cruzado sería el encargado de “estrenar” a Ochoa en su regreso al futbol mexicano.

Para el inicio de la parte complementaria, Enner Valencia estuvo cerca de marcar el segundo gol de Tigres. El delantero ecuatoriano encontró mal parada a la defensa americanista y se puso mano a mano con Ochoa, pero no aprovechó la oportunidad y mandaría la pelota fuera de la portería.

Cuando mejor jugaba Tigres y América se encontraba extraviado, al 60′ llegó el gol de la igualada para el cuadro de Miguel Herrera. Sebastián Córdova sería el encargado de marcar el empate, el canterano americanista se encontró con una diagonal retrasada de Roger Martínez y remató dentro del área para vencer a Nahuel Guzmán.

Por tercera ocasión en la temporada América y Tigres empataban en tiempo regular y se llevaban un punto a casa, los duelos de Campeón de Campeones y de la Leagues Cup se definieron en penales. Ochoa debutaba con gol en contra.

Anuncios