Regresó la NFL y con ella el tradicional Monday Night Football, que cumple 50 años de su primera edición, esta vez con un enfrentamiento inédito entre los New Orleans Saints y los Houston Texans en el Mercedes Benz Superdome. El veterano Drew Brees iniciaba su décimo novena temporada como profesional enfrentando al joven Deshaun Watson.

En su segunda serie ofensiva, los Saints ligaban jugadas importantes para tocar la zona roja, pero el asedio de los Texans provocó que el quarterback equivocara un pase y fuera interceptado por el OLB Whitney Mercilus. El primer periodo terminó con las argollas colgadas en el marcador.

Los Texans no desaprovecharon la intercepción de Mercilus y se hicieron presentes en el tablero apenas iniciaba el segundo cuarto. Deshaun Watson se encargó de anotar el touchdown con una escapada de 20 yardas para cruzar las diagonales y adelantar a Houston. Ka’imi Fairbairn acertó el punto extra y los visitantes ya ganaban 7-0.

New Orleans encontró una respuesta rápida en su ofensiva con el ataque aéreo. Drew Brees se colocó en posición de anotar, pero fue detenido por Houston y tendría que conformarse con un gol de campo de Will Lutz para acercarse 7-3 en el marcador.

Sobre el final del segundo cuarto, Houston encontró la segunda anotación del partido con una serie ofensiva muy larga. Los Texans utilizaron la vía terrestre para conseguir avances importantes y apoyados por los castigos lograron llegar a zona de gol, Watson puso un pase de touchdown de 10 yardas para el WR DeAndre Hopkings y aumentaban la ventaja. Con el punto extra de Ka’imi Fairbairn, el marcador se iba 14-3 al descanso.

Apenas iniciaba el tercer cuarto y Drew Brees se combinaba con Alvin Kamara, quien recibió el pase, atravesó medio campo y se coló hasta la yarda 30. Instalados en zona roja, los Saints encontraban el touchdown cortesía de Latavius Murray. El RB de New Orleans se escapó de la defensiva texana y corrió 35 yardas para cruzar las diagonales y con el punto adicional el tablero estaba 14-10 y se acortaban las distancias.

El juego se ponía de ida y vuelta, ante el asedio de New Orleans, Houston reaccionó con una serie ofensiva muy rápida para ponerse a 11 puntos de ventaja sobre los Saints. Nuevamente la dupla Watson-Hopkins rendía frutos para un tochdown y con marcador de 21-10, los Texans seguían pisando fuerte en el Superdome.

No había tiempo para un respiro en el Superdome y los Saints encontraban su serie más larga del partido. Drew Brees aprovechaba el buen trabajo de su ofensiva para conectar con Taysom Hill y, de quarterback a quarterback, encontraban la anotación que tenía los cartones 21-17 y acercaba a los locales.

Para el inicio del cuarto periodo, una serie de aciertos llevaron a los Santos a dar vuelta al marcador. Primero detuvieron la inercia de Watson con una intercepción del safety Marcus Williams, luego en una escapada de Alvin Kamara pusieronel balón en la yarda 10 del campo texano, para que Drew Brees cerrara la pinza con un pase de anotación para Tre’Quan Smith que, con el punto extra, ponía el tablero 21-24 y por primera vez en el juego New Orleans tomaba la delantera.

Con un gol de campo New Orleans aumentaba su ventaja por seis puntos. El juego agonizaba y los Saints dejaban 50 segundos en el reloj para que Houston buscara el triunfo. Sin tiempos fuera, Watson decidió ir largo para encontrar a Hopkings y meterse a la yarda 37, en una segunda jugada, ambos repetirían la dosis para conseguir un dramático touchdown que empataba los cartones.

Parecía que con el punto extra los Texans se llevarían el partido, pero Ka’imi Fairbairn erro su cobro y las cosas seguían igualadas hasta que un pañuelo cambió el rumbo. Un castigo a favor de Houston, daría una segunda oportunidad al pateador de encontrar el punto de la victoria y esta vez no fallaría y el marcador estaba 28-27 con 30 segundos en el reloj.

A pesar del poco tiempo que quedaba en el reloj, Drew Brees aprovechó sus tiempos fuera y llevó a su equipo hasta la zona de gol de campo. Will Lutz tenía la última palabra y con una patada de 58 yardas le daba un dramático triunfo a los Santos de Nueva Orleans.

Anuncios