El piloto sensación de la máxima competencia de la velocidad tiene 21 años de edad. Charles Leclerc ha gustado a propios y extraños en el mundo del automovilismo. Nacido en Mónaco, en 1997, es piloto de una de las escuderías con mayor prestigio en el plano internacional: Ferrari. ¿Su coequipero?, Sebastián Vettel, piloto alemán con cuatro campeonatos consecutivos en la Fórmula 1 de 2010 a 2013.


El piloto monegasco ha demostrado ser uno de los mejores de su generación. Su acelerado progreso consumado en múltiples éxitos en categorías inferiores lo llevaron al campeonato de máxima velocidad en 2018 para el equipo de Alfa Romeo Sauber.

Los logros conseguidos en 2015, en el Campeonato Europeo de Fórmula 3, donde culminó cuarto; en 2016 en GP3 Series donde se llevó el título; 2017 con el trofeo de campeón nuevamente lo validaron como un piloto consolidado para dar el gran paso.

Foto:Autosport

Pero su historia en la Fórmula 1 data desde el 2016, cuando Ferrari puso el ojo en él y lo incluyó en la lista de pilotos en desarrollo en el equipo Haas. Un año después, mecánicos y directivos lo creyeron formado y probó como piloto de monoplaza en Sauber. En 2018 llegó su debut en el máximo circuito de la velocidad.

A pesar de tener cinco retiros durante su primer campeonato, el piloto monegasco consiguió siete veces quedar entre los 10 primeros y así culminar una temporada con 39 puntos en la décimo tercera posición de la clasificación final.

Su mejor posición la consiguió en el Gran Premio de Azerbaiyán, donde finalizó sexto. En septiembre de ese año, la escudería Ferrari elegía al chico monegasco como el sustituto de Kimi Räikkönen para la temporada 2019. Tendría como compañero al piloto alemán Sebastian Vettel. Experiencia y juventud en la escudería italiana para intentar quitar el dominio a Hamilton y compañía.

Foto: ESPN

El año en curso no sería la excepción para los resultados de Leclerc. En su primer circuito como piloto de Ferrari, culminaría quinto en la clasificación y en la carrera. Inmediatamente, en Baréin, el piloto monegasco conseguiría su primer pole position, y podio al finalizar en tercer lugar con la vuelta más rápida del circuito.

China, Azerbaiyán y España tendrían en común el quinto lugar de carrera y otra fast lap en el Circuito Callejero de Bakú. Un retiro inesperado en su ciudad natal por problemas con los neumáticos parecía que desmoralizaría al chico de 21 años. Todo lo contrario: cuatro podios consecutivos y un segundo lugar en Austria indicaba que el primer puesto estaba cerca.

En Alemania, el piloto de Ferrari no pudo culminar la carrera. Cuarto lugar en Hungría como antesala de una sorprendente consolidación y golpe en la mesa internacional.

Primero en Bélgica, donde el equipo Ferrari hacía el uno y dos en la clasificación con Leclerc a la cabeza. El Circuito de Spa-Francorchamps era el escenario elegido para que el piloto monegasco obtuviera su primer triunfo en la Fórmula 1.

Foto: SoyMotor

Lamentablemente fue una victoria agridulce, debido a que un día antes, el piloto de la Fórmula 2 Anthoine Hubert, compañero de generación de Leclerc perdió la vida en un trágico accidente.

La primera victoria fue emotiva para el piloto de Ferrari, pero en Italia tenia la oportunidad de revalidar lo hecho y demostrar que no fue casualidad el resultado obtenido. Otra pole position en territorio italiano le valdría a Charles para ganar nuevamente, y así ser portada de varios diarios deportivos en el plano internacional.

Foto: AutoMundo

Con 182 puntos, el joven piloto de Ferrari se ubica en la cuarta posición del campeonato, lejos del líder Hamilton pero cada vez más cerca de pelear por el título mundial. Con siete circuitos restantes, Charles tiene la oportunidad de oro para consolidarse como el próximo gran piloto de Ferrari.

Actualmente, el monegasco gana dos millones de euros, se tenía previsto que esto aumentaría para la próxima temporada al 50%. Directivos de la escudería italiano han aumentado el interés y se prevé que gane 9 millones de euros para el siguiente campeonato sin contar las primas por victoria o clasificación final.

Un gran contraste qué hay con su compañero Sebastián Vettel, que gana 45 millones o el británico Lewis que se embolsa 55 millones. Sueldos que sólo Ferrari o Mercedes pueden liquidar.

Anuncios