Llegó sin ser esperado, ni intuido por la afición del rebaño. La directiva sabía con anticipación que lo traerían, ¿para qué? Para batallar un semestre por mantenerse en la máxima categoría del futbol mexicano.

Tomás Boy cayó en Verde Valle a escondidas, en silencio y con el puesto bien fijo (aunque se anunciara que estaría solamente por cuatro jornadas) para cerrar el Apertura 2019, tras los pésimos resultados conseguidos por el paraguayo José Saturnino Cardozo.

Lo de Alberto Coyote fue denigrante, el jugar de esa manera con un fiel miembro del equipo no es de clubes grandes, como históricamente se le considera a Chivas, equipo que en 20 años se hizo acreedor nada más tres títulos de liga; aquel verano del 97, el de 2006 en el Nemesio Diez y el del Clausura 2017 ante Tigres.

Regreso con Tomás, técnico que fue distinguido como el hombre que lideró la victoria de Chivas ante León el torneo pasado, partido que representó el fin del récord de victorias consecutivas de los del Bajío, pero nada más, pues fue lo único “rescatable” que obtuvo durante el periodo que, supuestamente, estuvo a prueba.

Foto: Soyreferee

En la pretemporada de cara al nuevo torneo, Guadalajara disputó juegos amistosos contra los grandes de Argentina, Boca Juniors y River Plate. Perdió contra los dos y por goleada. Pero eso no es todo, también apareció la International Champions Cup, “torneo” donde los mexicanos también fueron vencidos por Fiorentina (2-1) y Benfica (3-0), pues en su último partido ante Atlético de Madrid consiguieron oficialmente un empate (0-0), pero cayeron en penales 5-4.

Hasta este punto se puede ver la nula efectividad de “El jefe” al mando. Boy ya había dirigido a equipos con riesgo de descender y le había ido bien, por lo tanto se esperó que con Chivas tuviera excelentes resultados, considerando que es una de las mejores plantillas del futbol mexicano y que dispone de una vasta cartera para reforzarse cada semestre.

El Clausura 2019 ya va en jornada 11 y Chivas nada más suma 11 puntos de treinta disponibles. El registro hasta el momento es de 3 victorias, 2 empates y 4 derrotas. Preocupante para el equipo que se ubica en el penúltimo lugar de la porcentual.

Tomás seguirá esta semana en el banquillo por el reciente triunfo ante Atlas hace un par de semanas, porque si el resultado hubiese sido a la inversa, aseguro que Boy no dirigiría la jornada doble. Guadalajara recibe esta noche a Pachuca, en lo que será la antesala para la gran prueba, la que determinará el futuro tanto de “El Jefe” como del equipo, el clásico nacional ante América del sábado en el Estadio Azteca.

Hasta el momento he visto esbozos de lo que él sugiere que hagan los jugadores en la cancha, sigue metiendo a quienes no han marcado ni un gol en el torneo, continúa experimentando posiciones y se aferra a un esquema ineficiente. El juego evoluciona, permanece en constante cambio de tácticas y de ideas, lamentablemente, Chivas no va ni irá a la par de esto mientras Tomás Boy esté al mando.