La semana cuatro terminó en Heinz Field. Los Steelers, sin su quarterback Ben Roethlisberger por lo que resta de la temporada, se jugaban más que un juego divisional ante los Cincinnati Bengals. Ambas franquicias llegaron sin conocer la victoria, por lo que alguien seguiría con la mala racha.

La primera jugada grande del partido la realizaría la Cortina de Acero al capturar al mariscal de campo Andy Dalton en la primera ofensiva de los Bengalíes. Cincinnati se vengaría y forzó el fumble en la siguiente serie ofensiva a cargo de Nick Vigil. Los visitantes lograrían tomar ventaja en el marcador con un gol de campo de Bullock de 28 yardas.

Los dirigidos por Mike Tomlin intentaron hacer daño en una cuarta oportunidad pero la defensiva de Cincinnati lo impidió. Después de tres despejes consecutivos, Mason Rudolph encontraría a su objetivo en la zona de anotación para ponerse 7-3 arriba con 10 minutos por jugar en el segundo cuarto.

Antes del término de la primera mitad, la defensiva amarilla levantó la mano para forzar el balón suelto cerca de la yarda 20 del territorio propio. Dicho balón sería devuelto 60 yardas para ampliar la ventaja con gol de campo de 29 yardas de Boswell para irse al medio tiempo 10-3.

Los Steelers empezaron a poner rumbo al partido con una serie ofensiva de ocho jugadas para 75 yardas y el touchdown del corredor Jaylen Samuels. El acarreo de dos yardas significó el primero para Samuels en el 2019. La ventaja para Pittsburgh 17-3.

Mason Rudolph nuevamente encontró a su objetivo en la zona roja. Con un gran pase de más de 40 yardas, el receptor abierto Diontae Johnson estaría solo para recibir el balón y sumar una anotación más al marcador. 24-3 para los locales.

Bengalíes no apareció en el terreno de juego. Prueba de ello sería una intercepción en la zona de anotación a cargo de Mark Barron. El balón sería devuelto en esa misma serie ofensiva para un gol de campo de 49 yardas para poner el marcador final de 27-3 a favor de los Steelers.

Pittsburgh , ahora con récord de 1-3 enfrentará otro juego divisional. Esta ocasión recibirá a los Ravens de Baltimore, con serie de 2-2. Por otra parte, llegó la cuarta derrota en fila para Cincinnati que se verá las caras la próxima semana ante los Cardinals Arizona en el Paul Brown Stadium con 60% de probabilidad de ganar.

Anuncios