En la segunda jornada de Champions, el cuadro ‘Merengue’ sumó su primer punto tras empatar en casa 2-2 ante el Brujas de Bélgica.

Sorpresa en el Bernabéu

Un cuadro local que en Champions no se encuentra vio su suerte ante lo que parecía la víctima del grupo. Al minuto 8, tras dos pases largos, se saltó la línea defensiva del Real Madrid y Emmanuel Bonaventure definió solo ante Courtois en lo que parecía un tropiezo.

Así transcurría el primer tiempo. Los pelotazos de los visitantes eran constantes y el dominio del balón no trascendió por parte de los blancos. Un error de Luka Modric dejó otra intercepción de Bonaventure, quien se enfiló al arco y bombeó la pelota sobre la salida del arquero al minuto 39.

Llegó el segundo tiempo y los madrileños mostraron vergüenza deportiva. Con un activo Toni Kroos y el ingreso de Marcelo al campo, el cuadro de Zinedine Zidane se vió con mayor idea en la ofensiva, sumado a ello, los visitantes entregaron por completo el balón y no tardaron en pagarlo caro.

Al minuto 55 y tras un tiro de esquina, Benzema recuperó el balón en los linderos del área y metió el centro para que Sergio Ramos se levantara solo y martillara el 1-2.

El Madrid se entregó en el campo y, con más corazón que idea, fue a la carga a buscar el triunfo. La imprecisión en el disparo y las desafortunadas asociaciones le dejaron todo al alarido.

Al minuto 88, Luka Modric elevó el juego por aire y con un remate potente y espectacular, Casemiro colgó el balón en la orquilla para empatar el marcador en el ocaso del juego.

Con este resultado, Real Madrid suma su primera unidad en el certamen y comienza a complicar su paso a la ronda de eliminación.