La Selección Mexicana Sub-17 arribó en Brasil para encarar la Copa Mundial de la FIFA con fuertes antecedentes, dos campeonatos de la categoría (2005 y 2011). El conjunto de Marco Antonio “Chima” Ruiz llegó a tierras sudamericanas para disputar la fase de grupos dentro del Grupo F, en la que se clasificó a lo ronda de los mejores dieciséis equipos del mundo.

El primer compromiso fue ante la selección guaraní, en el que se dio el primer juego entre ambos combinados en un Mundial Sub-17. La sede fue el estadio Bezerrao, en la localidad de Gama. El resultado fue un empate sin goles, además de que Eugenio Pizzuto, mediocampista y capitán del ‘tri’ salió expulsado al minuto 67′.

Tras la primera jornada, el equipo mexicano se posicionó como segundo lugar del grupo, por debajo de la ‘Fuerza Azul’.

El segundo compromiso representó el duelo más complicado por la talla de un rival como Italia. Con un resultado adverso de 2-1 y un penal fallado, México complicó su clasificación a la siguiente ronda. En aquel partido, Efraín Álvarez emparejo el marcador 1-1, pero Iyenoma Udogie inclinó la balanza para los italianos al minuto 90.

Los paraguayos hicieron lo suyo ante el rival más endeble del sector, Islas Salomón y los vencieron 7-0. Por ende, México estaba obligado a superar a Islas para la tercera jornada y por un abultado marcador, que le diera posibilidades de avanzar a la siguiente fase.

Con un triplete de Efraín Álvarez, dobletes de Alejandro Gómez e Israel Luna y un tanto más de Luis Puente, la Selección Mexicana goleó 8-0 al equipo salomonense. Con lo que se afianzaron en la tercera posición y aseguraron un cuarto partido en la justa mundialista.

El rival será el equipo japonés, que terminó como primer lugar durante la fase de grupos en el Grupo D y consiguió siete de nueve puntos disponibles, con dos victorias y un empate. El duelo decisivo será este miércoles a las 13:30 horas en el estadio Bezerrao.

Anuncios