El equipo que maravilló a cualquier fanático del fútbol en la temporada 2015-2016 de la Premier League ha regresado a los primeros planos. El campeonato de Leicester City de aquel año es, tal vez, una de las historias más conmovedoras y fantásticas que se ha visto en el balonpie internacional.

Campeonar por encima de nóminas como la de Liverpool, los de Manchester o cualquier club de Londres es algo sublime, algo que vale la pena contar como un ejemplo de aquellos clichés que la pelota nos ha dado: “no hay equipo pequeño”, “los partidos hay que jugarlos” o “el partido dura 90 minutos”.

Con casi un tercio de temporada transcurrida, el equipo dirigido por Brendan Rodgers sólo tiene dos derrotas. Una contra el Manchester United por 1-0 y otra ante Liverpool por marcador de 2-1; ambos encuentros de visita. Esto comprueba que los Foxes son fuertes en su casa al obtener 13 de 15 puntos posibles.

Con 24 goles anotados son la segunda mejor ofensiva de la liga. En Jamie Vardy, líder de goleo con 10 anotaciones han encontrado la puntería cuanod van al arco. Pero la ofensiva no lo es todo para el conjunto del King Power Stadium, en términos de solidez defensiva, son el conjunto que han recibido la menor cantidad de goles con ocho anotaciones encajadas, al igual que el Sheffield United.

De aquella plantilla de 35 jugadores que levantaron el título con Claudio Ranieri, hoy sólo quedan nueve jugadores. El portero Schmeichel, el defensa jamaiquino Wes Morgan, el mediocampista Albrighton o el delantero Jamie Vardy, entre otros, han visto como el club se posiciona de nuevo en los primeros lugares de la liga doméstica.

La incorporaciones de jugadores jóvenes como el turco Caglar Söyüncü del Freiburgo alemán con 23 años, el inglés Ben Chilwell de 22 años, Youri Tielemans del Mónaco con 22 o de James Maddison con 22 años también, todos titulares, se combinan muy bien con la presencia de Vardy, el arquero Kasper o el defensor central Wes Morgan para ser el segundo mejor equipo goleador y empatado como la mejor defensa.

La realidad es que el Leicester City ha vuelto a ser el club que maravilló a propios y extraños. Tienen un equilibrio en el campo de juego de juventud y experiencia que juegan como si tuvieran 4 o 5 años jugando juntos. En la dirección técnica, lo que ha hecho Rodgers es una demostración de lo que hizo en clubes con mayor nómina como el Liverpool o de menor valor como el Celtic de Escocia.

Los Foxes se encuentran en una jungla de equipos burgueses. En la tercera posición no se achican y le pisan los pies al conjunto de Guardiola. Controlan la presión y se mantienen por encima del conjunto blue, por mejor diferencia de goles. En la Carabao Cup ya están entre los ocho mejores, darán de qué hablar nuevamente a final de temporada, no sé si les alcance para levantar nuevamente la Premier, pero estoy seguro que la Liga de Campeones los espera de nuevo.