Eduardo García, el arquero mexicano, se vistió de héroe en la tanda de penales para pasar a la final de la Copa Mundial en Brasil

Foto: ESPN

La ilusión de ‘tri’ juvenil sigue con vida en la Copa Mundial sub 17 en tierras brasileñas, hoy enfrenta a la ‘naranja mecánica’ en las semifinales del torneo que llega de derrotar por goleada a Paraguay en la ronda de cuartos, por su parte México venció a Corea del Sur por la mínima. Los ‘aztecas’ buscan su cuarta final en el mundial de la especialidad.

La alineación de México fue un 4-2-3-1 donde la zaga estaba compuesta por José Ruiz, Víctor Guzmán, Jesús Gómez y Rafael Martínez, dos medios de contención con Edgar Martínez junto con Eugenio Pizzuto, de media punta Israel Luna, dos por las bandas con Bryan González y Bruce El-mesamari, finalmente Santiago Muñoz como nueve en solitario.

Al principio del partido, el ‘tricolor’ tomó la iniciativa de la batalla con jugadas de muchos toques para quitarle la posesión a los europeos, sin embargo este ritmo de juego duró muy pocos minutos, pues Holanda despojó de la tenencia a México durante la mayoría del primer tiempo.

La primera de peligro corrió por la camiseta naranja, con una jugada construida por muchos pases hasta que por la derecha metieron un centro al lado contrario para un cabezazo de Jayden Braaf, pero el arquero mexicano ya había recorrido su portería para detener el riesgo para su marco.

A lso 27 minutos Graaf volvió a probar al portero ‘azteca’, Eduardo García, en esta ocasión el jugador de Guadalajara controló el disparo en dos tiempos, sin embargo cuando ya tenía posesión del mismo, Naci Unuvar cabeceó las manos del mexicano para meter el esférico para las redes; momentos después el colegiado del encuentro anuló la anotación de la ‘naranja’.

La última de los del ‘viejo continente’ fue un disparo de Graaf de volea en los límites del área grande que pasó a centímetros del arco mexicano; el ‘tri’ no consiguió remates de peligro contra la defensa holandesa, salvo centros y tiros desviados, sin embargo la defensa se comportó a la altura, pues no permitió goles en la primera parte.

En la segunda parte el conjunto del ‘águila parada en el nopal’ mejoró su actitud ofensiva con mayor presencia en el territorio holandés; llegó con peligro en un tiro de esquina donde una serie de rebotes no permitió golpear el balón con certeza a la portería europea. Sin embargo de esa jugada se originó un contragolpe peligroso de Holanda, este finalizó con un tiro muy descompuesto de Regeer.

Durante los 60 minutos, Países Bajos agobió a la portería mexicana en muchas ocasiones, la primera fue un rebote con el abdomen de Regeer después de un centro fuerte de la esquina que pegó en el travesaño mexicano; momentos después Ian Maatsen disparó de lejos con efecto que complicó al guardameta, pues paró el tiro con los pies.

A los 72 minutos un contragolpe agarró mal parada a la zaga azteca pues empezó con un cuatro contra dos, el balón fue conducido por Hansen hasta la línea del área, asistió a Graaf e intentó definir con una vaselina pero se fue muy alto, sin embargo el arbitro señaló tiro de esquina por un desvío.

Ese mismo tiro de esquina fue cobrado con un centro muy fuerte, el central holandés, Bogarde recuperó la pelota en la esquina contraria, desbordó al lateral mexicano con mucha facilidad, se enfiló al área y metió la diagonal para sus compañeros, Regeer alcanzó a tocar la pelota con rumbo a las redes, imposible para el arquero; Holanda ya ganaba.

Los ‘aztecas’ no se daban por muertos por la anotación de la ‘naranja’, comenzó a atacar con mayor intensidad; a los 79 minutos el arbitro marcó falta a 25 metros del marco a favor de México, Efraín Álvarez se perfiló con la pierna zurda para disparar, sacó el remate con efecto, superó a la barrera y venció al portero holandés. México regresaba a disputar el boleto a la final.

Tanto mexicanos como holandeses no cedían terreno en la posesión de balón, la adrenalina de ambos equipos se elevaba al máximo; los Países Bajos no generaron mayor peligro después del empate, pero México obtuvo una de peligro gracias a una media vuelta de Bryan González que se iba a pocos centímetros del travesaño. No se hicieron más daño y los penales definirían al finalista.

México pateó primero con Efraín Álvarez que falló su penal con una panenka, Maatsen cobró exitosamente por Holanda, Santiago Muñoz acertó su disparo, Unuvar metió su tiro, Jesús Gómez atinó su penal, Taabouni erró su remate con una parada del arquero mexicano, Pizzuto anotó su ejecución, Eduardo García paró el penal de Braaf para ponerse de cara a la final, Joel Gómez falló el posible pase a la definición, Hansen empató el marcador. En muerte súbita Víctor Guzman adelantó a México otra vez, García le dio el pase a México a su cuarta final sub 17.