El domingo se jugará la final de la Copa Mundial Sub 17 que se organiza en tierras cariocas. Los protagonistas del último partido de la justa mundialista nos harán revivir la edición del 2005 en suelo inca. El anfitrión Brasil se medirá en el partido por el trofeo ante México, que de las últimas ocho ediciones ha estado en cuatro ocasiones en el juego por el campeonato.

El combinado azteca y La Verdeamarela se verán las caras de nuevo en una justa de categorías juveniles, y será en 90 minutos para definir al campeón. El camino de ambos selecciones ha sido contrastante.

La fase de grupos de Brasil respaldaba la etiqueta de favorito al ganar sus tres partidos; México dejaba incógnitas al clasificar como tercer lugar al empatar con Paraguay, perder ante Italia y vencer 8-0 a su similar de Islas Salomón.

Foto : Diario Olé

Los sudamericanos llegan a la final luego de eliminar a Chile en octavos de final 3-2 cuando ganaban 2-0; en cuartos de final hicieron lo propio ante Italia, y en su último partido perdían por dos goles y en los últimos 30 minutos de juego metieron tres goles para pasar por encima de los franceses.

Brasil llega al partido por el título siendo la segunda mejor ofensiva del campeonato con 16 goles marcados con su delantero Kaio Jorge con cuatro antoaciones; sólo debajo de los galos con 19 anotaciones.

Los anfitriones fueron tercer lugar en la edición del 2017 al vencer 2-1 a Mali que se suscitó en India. En su historial, los cariocas cuentan con tres campeonatos obtenidos (1997,1999 y 2003), dos subcampeonatos (1995,2005), y es justamente desde lo ocurrido en Lima que la verdeamarela no estaba en el partido por el título.

Foto: Selección Mexicana de Fútbol

Por su parte, el combinado tricolor es experta en la categoría desde el 2005 hasta la actualidad. En dos ocasiones ha alzado el trofeo (2005, 2011), un subcampeonato en el 2013 y un cuarto lugar en 2015. La edición del 2017 fue un fracaso para la categoría juvenil azteca ya que quedaron eliminados en octavos de final por su similar de Irán con marcador de 2-1.

En esta justa, el tricolor se ha desempeñado como la segunda mejor defensiva del campeonato al recibir solamente tres goles en seis encuentros disputados. También son el tercer mejor ataque con 13 anotaciones realizadas, por debajo de Brasil y Francia.

Foto: @RodolfoLanderos

En 2005, en Lima, México borró del mapa a Brasil por marcador de 3-0 con una generación encabezada por Carlos Vela, Giovani Dos Santos, Héctor Moreno y demás jugadores que hoy siguen dando de qué hablar a nivel club y selección.

Para los brasileños hubiese significado su cuarto titulo en cinco ediciones, pero para el tricolor representó el inicio de una época dorada del fútbol mexicano en categorías inferiores.

El domingo, ambas selecciones tendrán una gran oportunidad para validar lo hecho en las últimas dos décadas. Los locales cuentan con el apoyo de su afición, la historia de su playera y ese gen futbolístico nato.

Para los aztecas es la ocasión para volver a levantar la mano. La historia reciente dice que México se ha vuelto una potencia en la especialidad. México se presenta para confirmar que lo ocurrido hace dos años fue un accidente y que en categorías juveniles, son y serán favoritos para campeonar.