A unos cuantos días de que se juegue la final del Apertura 2019 de la Liga MX Femenil entre Tigres y Monterrey, México ha demostrado que tiene una gran cantidad de mujeres apasionadas por este deporte, desde las jugadoras y entrenadoras, hasta las aficionadas. Se han roto récords de asistencia y temporada tras temporada se supera la marca anterior.

Pese a lo anterior, la liga femenil no es reconocida como la categoría varonil quienes, además de recibir mayor presupuesto y salarios, les brindan mejores servicios y un horario de transmisión con mejor flujo de audiencia.

De acuerdo con la Encuesta Global de Salarios Deportivos 2017, las jugadoras de la Liga MX Femenil ganan en promedio 41 mil pesos al año, lo que equivale a 3 mil 400 pesos por mes. Y por si fuera poco, también sufren con el retraso de los pagos como lo es el equipo de las ‘Tiburonas’ de Veracruz, quienes padecían de 2 meses y medio sin recibir su salario.

Otra de las diferencias fundamentales es la poca o nula cobertura de los medios, ya que la mayoría de ellos le dan la mínima cantidad de espacio informativo en comparación con el varonil, no se le da importancia y seguimiento a esta competición. Además, en ocasiones el lenguaje que utilizan para referirse a la jugadoras es sexista, y antes de reconocer su trabajo como profesionales del deporte, lo hacen bajo las condiciones de su físico, pareja sentimental o su papel como madres.

Y el problema no sólo está en la cobertura, sino en quién la hace, pues otra de las deficiencias de los medios deportivos es que están conformados, en su mayoría, por hombres; existen una ausencia de mujeres en las redacciones y en puestos de toma de decisiones, sólo vemos a la figura femenina como imagen de consumo, más no de conocimiento.

La diferencia con los patrocinadores y los horarios de juego, también son una desventaja para el fútbol mexicano femenil. Además de la poca cobertura, su difusión es, por lo regular, en horarios poco flexibles para los consumidores de los deportes, quienes tienen mayor flujo los fines de semana. La Liga MX Varonil presenta sus partidos los viernes por la noche, sábados por la tarde noche, y domingos desde el medio día hasta el atarcer. En comparación de la Liga MX Femenil quienes por lo regular tienen un partido en viernes, algunos los sábados y domingos al medio día, y la mayoría son programados los lunes.

Por si no fueran pocas las referencias anteriores, existe una última que no sólo señala una desigualdad sino una dependencia del fútbol mexicano femenil con el varonil, y es que, hasta el momento para que un equipo femenil llegue a primera división, el mismo equipo pero en la categoría varonil tiene que llegar a clasificar, es decir, si los hombres ascienden las mujeres también, pero si ellos descienden lo mismo les pasa a ellas.

En México, muchas personas siguen creyendo que el fútbol es de hombres y para hombres, por lo que las mujeres sufren doble desigualdad, la deportiva y la laboral, pues el fútbol no es ajeno a la realidad social en el área de oportunidades de trabajo según si eres mujer u hombre.