En un duelo de poder a poder que involucraba la disputa por el primer puesto del grupo, Real Madrid y PSG igualaron 2-2 en el Santiago Bernabéu.

Sorpresivo “11” madrileño, sorpresivo funcionamiento

Cuando nadie lo esperaba, Zinedine Zidane puso de arranque a Isco. Un hombre que entregó la posibilidad de atacar los interiores del Paris Saint Germain y detuvo la salida limpia de los visitantes, aunado a ello, Federico Valverde volvió a dejar en la banca a Luka Modric.

Apenas al minuto 17, el propio Isco puso la transición ofensiva en movimiento y, tras un balón al poste, Karina Benzema empujó la pelota al fondo de la red.

Lo que parecía un paseo para el conjunto merengue, se vio reflejado al minuto 79, cuando Marcelo apareció por la banda izquierda y, de ahí, centró a la cabeza de Benzema, quien remató picado para poner el segundo tanto merengue.

Pronto reaccionaría el PSG, pues solo dos minutos después, un error de comunicación entre Courtois y Varane terminó dejando la pelota a Mbappé sin arquero para que este solo empujara la pelota al fondo.

Tan solo un minuto después, una obra de arte de Pablo Sarabia demostraría que el Madrid no iba a tener suficiente alcance como para ganar aún con su mejor fútbol, pues el canterano merengue colgó de la orquilla la esférica, para así empatar los cartones y no festejar el tanto.

Con este marcador, PSG amarra el primer lugar del grupo a falta de un partido, mientras que el Real Madrid también aseguró su clasificación en segundo lugar.