NBA

Lo que nos dejó el estreno de ‘The Last Dance’, la serie de Michael Jordan y los Bulls

Llegó el día del estreno de ‘The Last Dance’ en México, la serie documental creada por ESPN en colaboración con Netflix que narra la historia de Michael Jordan y los Chicago Bulls, específicamente en la temporada 1997-98, año en el que consiguieron su sexto título de la NBA.

La serie debutó este lunes con los episodios I y II a través de la pantalla de Netflix, y esto es lo que dejaron los primeros capítulos de la serie:

SPOILER ALERT! Si llegaste hasta aquí y no has visto los capítulos, te recomendamos no seguir leyendo.

El Draft que puso a Jordan en Chicago

Michael Jordan llegó al Draft de la NBA de 1984 como figura de la Universidad de North Carolina, y con altas posibilidades de ser una de las primeras selecciones, Houston, Portland y Chicago tenían los primeros tres turnos y podrían ir por MJ.

Con la primera selección de los Houston Rockets por el nigeriano Hakeem Olajuwon, Portland parecía tener el camino libre para llevar a Michael Jordan a la franquicia. En aquel momento los Trail Blazers contaban con Clyde Drexler como figura del equipo, quien jugaba como escolta, la misma posición de Jordan, y prefirieron al pívot de la Universidad de Kentucky, Sam Bowi.

Así, para la tercera selección del Draft de 1984, los Chicago Bulls elegían al joven sensación de North Carolina, Michael Jordan y el futuro comenzaba a cambiar para la franquicia.

Obama, ex residente de Chicago

Algo que llamó mucho la atención de los espectadores, fue el testimonio de Barack Obama, presidente de Estados Unidos de 2008 a 2016, para hablar de lo que ‘His Airness’ representaba para la ciudad de Chicago.

La intervención de Obama en el primer episodio dio mucho de qué hablar, pues prefirió ser presentado como “Former Chicago Resident”, que se puede traducir al español como “ex residente de Chicago”, y no en su condición de ex Presidente de EE. UU.

Scottie Pippen, el compañero perfecto

“Cuando hablan de Michael Jordan, deberían hablar de Scottie Pippen”, así se refirió el histórico #23 de los Bulls al hablar de quien fuera su eterno compañero en la duela.

Scottie Pippen sería seleccionado en el NBA Draft de 1987 por los Seattle Supersonics, pero esa misma noche, debido a una previa negociación entre los ‘Sonics’ y los Bulls, Pippen se uniría al equipo de Chicago.

View this post on Instagram

There is no MJ without Scottie 🤝

A post shared by Bleacher Report (@bleacherreport) on

La llegada de Pippen a los Bulls fue clave para conseguir los seis títulos que la franquicia ganó en la década de 1990. Al final todo Batman necesita de un Robin para triunfar, y Michael Jordan necesitó de un Scottie Pippen para convertirse en leyenda, “todos esos campeonatos, no los habría ganado sin Pippen, el mejor compañero de equipo que pude tener”.

Pero de acuerdo a lo que vimos en ‘The Last Dance’ la historia de Scottie Pippen no siempre fue la mejor dentro de los Bulls, sobre todo rumbo al final de su primera etapa en Chicago.

A pesar de ser el segundo mejor jugador del equipo durante todo el tiempo que estuvo ahí, nunca se fue reconocido de la misma manera por los directivos y no recibía un salario de súper estrella de la NBA.

Jerry Krause, protagonista incómodo

La temporada 1997-98 comenzó con muchas incógnitas para los Chicago Bulls, pues estaba claro que Jerry Krause, entonces Gerente General del equipo, quería implementar una reconstrucción en el equipo y deshacerse de muchas cabezas importantes en la dinastía.

Su primera decisión polémica fue la inminente salida de Phil Jackson, head coach de Chicago, para el final de la temporada. El hoy apodado ‘Señor de los Anillos’ fue la cabeza detrás del éxito de esa dinastía, para ese momento de la campaña, había logrado un tricampeonato y otro bicampeonato en siete años con una franquicia que se encontraba en agonía.

A pesar de esto Krause no quería más a Phil Jackson sentado en el banquillo de los Bulls, y el vestidor comenzó a tener fricciones con el Gerente General.

Por esta razón y por el tema salarial, Pippen no tenía una buena relación con Jerry Krause, quien para el inicio de la temporada 1997-98 no tuvo empacho en manifestar sus deseos por traspasar al #33 de chicago hacia otro equipo como parte de su reconstrucción.  

Las declaraciones de Krause de sacarlo del equipo, molestó de tal forma a Scottie que él mismo pidió salir de la institución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: