Brasil 2014: Una resaca mundialista que aún se resiente

Brasil 2014

Hace seis años Alemania celebraba la Copa del Mundo obtenida en Brasil, un certamen que dejó grandes recuerdos y goles contrastados por el descontento, la desigualdad y el endeudamiento en las calles de la sede mundialista.

Más de 400 mil personas se congregaron en las calles de Berlín para recibir al equipo que trajo la Copa Mundial por cuarta vez a casa. Las serpentinas, cervezas y la algarabía acompañaban el baile y los festejos de los campeones, quienes recién llegaban de una tierra donde quedó el recuerdo de una goleada inmisericorde y la resaca económica de un evento más costoso de lo esperado.

Guardar las apariencias con los invitados

La cuenta regresiva terminó a las cinco de la tarde ese jueves 13 de junio. Mientras Ivica Olic tocaba el balón hacia los centrocampistas croatas en el césped del Itaquerao ante el grito eufórico de más de 49 mil espectadores, otros centenares de personas protestaban a menos de cinco kilómetros de la Arena Corinthians.

Sao Paulo era el epicentro de la Copa del Mundo, pero también del descontento de la población brasileña ante el alza de precios en servicios y transporte en medio de un escándalo de corrupción y de encarecimiento en los costos de organización de la Copa Confederaciones (2013) y, concretamente, el Mundial (2014).

Un gasto desorbitado

Para tener una idea del enervamiento de la gente, el costo del pasaje para autobuses o trenes en Sao Paulo era de 3,20 reales para un máximo de cuatro trayectos en tres horas. Si se toma en cuenta la necesidad de abordar diferentes rutas en periodos que pueden rebasar las tres horas, el gasto en transporte puede superar los 200 reales al mes, lo que de acuerdo con El País representaba prácticamente la tercera parte del salario mínimo (678 reales) que en ese año se percibía en Brasil.

Aunado a los altos costos de servicios, también estaba el descontento por una inversión desmedida para la realización del Mundial. En febrero de 2013, el diario brasileño Folha de Sao Paulo publicó una nota donde se explicaba que la inversión que se tenía contemplada para realizar el Mundial en 2011 era de poco más de 4 mil millones de dólares, algo que terminó siendo excedido en las cifras finales con un monto mayor a los 11 mil millones de dólares (mdd), aunque hay reportes que indican que el costo superó los 13 mil mdd.

El segundo más caro de la historia

Pese al encono por los incrementos, el pueblo brasileño no pudo portarse indiferente ante su amor por el futbol. La victoria de Brasil en el partido inaugural y el avance del campeonato, lograron que las multitudes dejaran el choque con las fuerzas policiales para trasladarlo al encuentro con aficionados en las tribunas o en el fan fest.

“En un país al que le gusta el fútbol, después de la (inauguración) de la Copa cambió totalmente el clima. (…) Se generó un clima de alegría, de confraternidad”, dijo Aldo Fornazieri, director de la Fundación Escuela de Sociología y Política de Sao Paulo, en entrevista con BBC News.

Que las emociones del torneo apaciguaran el malestar social no oculta que el anfitrión realizó un enorme gasto para el evento. Ni juntando la inversión de Alemania 2006 (3 mil 200 mdd), Sudáfrica 2010 (5 mil 170 mdd), Francia 1998 y Estados Unidos 1994 (menos de mil millones cada una) se logran alcanzar los 11 mil 600 millones de dólares que costó Brasil 2014, una edición que se coloca como la segunda más costosa, sólo por debajo de Rusia 2018 (14 mil mdd).

Desalojos y canchas sin futbol

Según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Brasil recibió su Mundial con un 18.6 por ciento de su población (poco más de 37 millones) en condiciones de pobreza. Articulación Nacional para la Copa del Mundo, un espacio que coordina a los ciudadanos que se organizan contra los efectos negativos de la Copa y los JJOO 2016, reportó que 250 mil personas fueron desalojadas de sus viviendas como parte de las obras para el Mundial.

“Es una vergüenza estar gastando tanto dinero para este Mundial y dejar los hospitales y escuelas en condiciones precarias”, publicó Rivaldo en Twitter previo al mundial.

Uno de las razones para la reubicación o el desalojo de pobladores fue la construcción y/o remodelación de las 12 canchas mundialistas. InspirAction señala que para este fin se destinaron más de 2 mil 700 millones de euros, cuando las obras estaban cifradas en 800 millones. A 6 años de la Copa del Mundo, la inversión en los estadios quedó plagada de interrogantes.

Los elefantes blancos del 2014

Arena-Amazonia

La sede de Manaos fue una de las más costosas del evento con una inversión de 605 millones de Reales. (Foto: Especial).

Aunque Brasil no es el primer país en enfrentar este problema, canchas como la Arena Amazonia (Manaos), el Nacional “Mané” Garrincha (Brasilia) y la Arena Pantanal (Cuiaba), han quedado en el abandono ante la falta de recursos para sostener estos colosos. Mientras Brasilia tiene en el Nacional un enorme estacionamiento, Manaos busca habilitar la Arena Amazonia como prisión ante las necesidades de la comunidad, aunque también hay voces que sugieren demoler los recintos.

Estadio-Nacional

El Nacional fue el estadio más costoso con una inversión de mil 400 millones de reales. (Foto: Especial).

Salvador, Recife, Natal y Fortaleza tienen consigo a una afición apasionada, pero que no cuentan con equipos de primera división en la región, por lo que las entradas distan de ser los llenos pletóricos de la Copa del Mundo. Estas sedes también han tenido que recurrir a rentar sus estadios para otros eventos con menor rentabilidad.

También está el caso del Mineirao, donde sólo juega Cruzeiro, porque Atlético Mineiro sigue teniendo en el Independencia mayor comodidad y rentabilidad para el uso del estadio.

Ni siquiera Maracaná se salvó del abandono, la cancha más importante de Brasil quedó con un césped seco y en varios sectores plagado por gusanos, sin mencionar el robo y deterioro de mobiliario en ventanas y puertas en el inmueble.

Maracaná

El Maracaná quedó en el abandono por varios meses tras los JJOO de Río. (Foto: Especial).

¿Listos para otro Mundial?

Brasil no sólo se quedó con el problema de cómo administrar sus sedes y con la amargura deportiva del “Mineirazo” ante Alemania, sino también con la duda de cuánto crecimiento trajo consigo organizar el segundo mundial más costoso de la historia.

Aunque Brasil presentó una buena imagen ante el plano internacional, es complicado responder cuáles fueron los beneficios al corto, mediano y largo plazo con la organización de su Mundial. Si bien el futbol no es responsable de los gastos desproporcionados de la cita deportiva de 2014, los datos expuestos dejan ver que la inversión dio respuesta a necesidades para el evento futbolístico, pero no tanto para la construcción de un patrimonio para la sociedad brasileña.

“El Mundial ha servido como señal de alarma que ha puesto el foco en cosas que no andaban. La necesidad de una mayor y mejor inversión en servicios esenciales como el transporte, la educación y la salud así como los estragos que puede causar el proteccionismo. La presión para que el gobierno actúe en estos temas puede ser un efecto mucho más duradero y económicamente importante”, comentó Ludovric Subran, economista jefe de Euler Hermes para BBC News.

Mientras en Alemania levantaban su cuarto título del Mundo, en Brasil se dedicaban a recoger las serpentinas y lo que los invitados dejaron al terminar la fiesta. Brasil, como cualquiera que ose organizar una Copa del Mundo, no puede darse el lujo de gastar 11 mil mdd para que al final se queden con instalaciones imposibles de sostener. Aunque las visitas se fueron contentas, al final el anfitrión es el que paga la cuenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s