Tabárez, el ‘Maestro’ del renacer de Uruguay

La-Uruguay-del-'Maestro'-por-su-cuarto-mundial

Uruguay inicia esta noche su camino en busca de un boleto para Catar 2022, por cuarto ciclo mundialista, lo hará bajo la tutela del ‘Maestro’ Tabárez.

Los amantes del futbol alguna vez oyeron hablar del famoso “Maracanazo” o de quien ganó el primer Mundial de la historia, pero aquellas glorias hoy parecen irse ‘oxidando’ con el pasar de los años. Si el futbol uruguayo volvió a acaparar las miradas del mundo, ello se debe a la generación de 2010; la camada de la 85-86 que regeneró el concepto de la ‘Garra Charrúa’ y a un nombre en particular, el de Óscar Washington Tabárez Sclavo.

En un país con apenas 3 millones y medio de habitantes, pero con el futbol como parte de su ADN y de su orgullo, volver a tener a una selección entre las seis mejores del mundo resulta es una nueva forma de laurear aquella playera del ‘paisito’, como lo nombran los uruguayos; representa el renacer de una escuela de futbol cuyos secretos se forjan desde los primeras patadas al balón de niñas y niños, pero también desde la continuidad de proyectos como el del ‘Maestro’ Tabárez, quien hoy comienza un nuevo ciclo mundialista y en Jugada Prefabricada desglosamos algunas de las claves del resurgimiento del seleccionado uruguayo.

El ocaso y renacer de las estrellas

Uruguay entró en una severa crisis de resultados después de la salida de Tabárez en 1990, cuando concluyeron los dos años de su primera estadía en el banquillo nacional. La ‘Celeste’ no pudo asistir a los Mundiales de 1994, 1998 y 2006; sólo logro clasificar al de 2002, donde se despidió en fase de grupos luego de sumar sólo dos puntos.

A nivel continental los charrúas, acostumbrados a pelear por la Copa América, sólo sumaban un campeonato entre 1989 y 2006, el cual ganaron en 1995 en calidad de locales. La pobreza de resultados en Copa América y las ausencias en los Mundiales sugerían una transformación generacional y también en la dirección técnica.

El cambio de timonel pareció hacerse recurrente en Uruguay, donde de 1991 a 2005 pasaron 13 técnicos por la selección; prácticamente uno por año, cada uno con ideas diferentes y resultados que terminaron por quedarse cortos.

Óscar Washington Tabárez asumió el puesto de entrenador de la Asociación Uruguaya de Futbol (AUF) —por segunda vez— el 8 de marzo de 2006 en sustitución de Jorge Fossati. Tabárez heredó un equipo con luminarias como Álvaro Recoba, Vicente Sánchez y Pablo García, quienes se acercaban al ocaso de su carrera en selección, pero también a otras figuras como Diego Forlán, Diego Lugano, Cristian Rodríguez, Luis Suárez y Diego Godín; quienes comenzaban en selección y/o estaban a punto de dar su mejor versión con la Celeste.

“El trabajo será idéntico para todas las Selecciones. (…) Creo que es la única manera de elegir y preparar a los jugadores. (…) No pido piedad: sólo aspiro a que haya gente que crea en esto”, dijo Tabárez en su presentación como seleccionador uruguayo en 2006.

Los charrúas volvieron al Mundial tras dejar en el camino a Costa Rica en el repechaje, en un partido sufrido y donde un gol inclinó la balanza a favor. Pasar por la repesca continental se volvió anecdótico para los uruguayos, quienes también firmarían el boleto a Brasil 2014 con una eliminatoria similar, aunque con menos sufrimiento contra Jordania.

Cuarto lugar en la Copa del Mundo y el retorno al trono de América

Cuando Uruguay quedó sorteado en el Grupo A con Sudáfrica, México y Francia, las casas de apuesta daban a los orientales como últimos de Grupo. Los uruguayos sorprendieron no sólo por ganar su grupo de forma invicta, sino por llegar hasta semifinales y conseguir un cuarto lugar, con Diego Forlán como Balón de Oro del torneo.

“El camino es la recompensa”

Óscar Washinton Tabárez para la afición uruguaya tras el cuarto lugar en Sudáfrica 2010

El “Proyecto de Institucionalización de los Procesos de Selecciones Nacionales y de la Formación de sus futbolistas“, el ‘Plan Maestro’ con el que Tabárez asumió la dirección técnica el 8 de marzo de 2006, comenzaba a ver sus primeros frutos y a cosecharlos en 2011, cuando Uruguay volvió a conquistar la Copa América y retomó el trono como el máximo ganador del certamen con 15 trofeos.

“El Maestro significa mucho para todos, cambió la mentalidad entera del país, desde el jugador hasta la gente”.

Fernando Muslera en entrevista vía Instagram Live para la AUF.

Recambio generacional ‘automático’

Pese a ser la mejor versión de Uruguay en un Mundial desde México 1970, los charrúas no están exentos del peso del tiempo. Figuras como Diego Lugano, Diego Forlán, Sebastián Eguren o Sebastián Abreu, vieron en 2010 y 2014 su último paso en una Copa del Mundo y llegó el momento de dar paso a la llegada de los José María Giménez, Matías Vecino, Rodrigo Betancur o Federico Valverde.

Para la República Oriental del Uruguay parece no ser tan pesado tener recambios generacionales en su selección, una de las claves está en el desarrollo del futbol en categorías infantiles a través del ‘Baby Fútbol’, como lo llaman en este país.

“Las ligas de fútbol infantil (5-12 años) son el evento social más importante del país, sin ningún apoyo financiero de nadie. Cada fin de semana se juegan en Montevideo cerca de 3000 partidos”

Roberto Mauro, tres veces presidente del equipo infantil Unión Vecinal en entrevista para El País.

Según datos de la AUF de 2018, existe un aproximado de 48 mil afiliados en la Organización Nacional de Fútbol Infantil (ONFI), que representan casi la tercera parte (28%) de todos los niños y niñas entre seis y 13 años de edad del país (169.430).

La ONFI no tiene financiamiento más allá que de una parte de apoyo de la Secretaría del Deporte y de patrocinadores interesados. Tampoco hay una relación directa con la AUF en la formación de jugadores, pero sí funciona como un semillero del cual hay captación de talentos ya en categorías juveniles, donde la AUF tiene consigo a más de 8.600 inscritos entre juveniles y profesionales.

“No imagino al fútbol uruguayo si no tuviera baby fútbol. Todos los futbolistas de esta selección y los importantes de años atrás vinieron de allí. Francescoli, Recoba, Batista y Paolo Montero”

Óscar Tabárez en un simposio realizado en Uruguay.

Todo jugador tiene su proceso y su momento, pero los jóvenes no siempre reciben oportunidades de un momento a otro. Tabárez lo sabe perfectamente, es por ello que ha llevado un proceso especial con cada nuevo elemento que integra a la Celeste.

Respeto, la herencia de Tabárez

Desde su llegada a la selección, puso manos a la obra para ‘remodelar’ el complejo donde concentraba el combinado charrúa. Detalles como la colocación de un escudo, televisiones, refrigeradores y hasta la colocación de una parrilla para realizar los asados, fueron algunas de sus adecuaciones, pero faltaba el crecimiento humano del jugador.

El ‘Maestro’, apodado así por desempeñar la docencia además de la carrera futbolística, no solamente está preocupado por todo aquello que atañe al primer equipo uruguayo, sino también por el desarrollo humano tanto de sus dirigidos como de todas las categorías, tal como lo dijo en su plan de desarrollo. Tabárez lo tiene claro, se enseña con el ejemplo, y ante todo siempre tiene que haber respeto.

Si bien lo máximo que se consiguió fue ganar la Copa América, se hicieron procesos fantásticos de juveniles. Logró que desde sub-15 en adelante, Uruguay se volviera competitivo y se retornó a esa esencia para ganar el respeto en el mundo que la historia futbolística de nuestro país merece”.

Fernando Muslera en entrevista para la AUF en Instagram Live.

Un lugar en el muro de los campeones

La Celeste continúa en un proceso de renovación donde jugadores como Diego Godín, Luis Suárez, Edinson Cavani, Martín Cáceres y Nicolás Lodeiro, terminarán el ciclo de aquella generación que brilló en 2010.

Sebastián Abreu, quien también jugó en esa justa mundialista, en una entrevista con Jaime Ross para el documental 3 Millones dejó en claro que la aspiración de las futuras generaciones debe ser formar parte de las páginas doradas del seleccionado uruguayo.

“Si vos vas al complejo y ves donde comemos, al rededor de quienes comemos, uno come, levanta la vista y ve constantemente que son los campeones del 24, del 28, los del 30, los del 50; los 14 (ahora 15) planteles campeones de América… Cuando vos estás ahí, más que presión, quiero que el día de mañana los que estén sentados acá, me estén viendo a mí”.

Sebastián ‘Loco’ Abreu en entrevista durante el documental 3 Millones.

Por cuarto ciclo mundialista, Tabárez será el encargado de llevar la batuta del equipo charrúa con rumbo a Catar 2022. Tabárez ha visto pasar a más de 50 técnicos en los banquillos de las selecciones de Conmebol. A sus 73 años, la edad ya ha hecho estragos en su movilidad, pero no en su efectividad superior al 50 por ciento y con más de 200 partidos y 98 victorias en su haber. El ‘Maestro’ busca continuar con su ‘cátedra’ en una escuela donde sigue sin pensar en las tareas del mañana, sino en las del mediano y largo plazo.

“La satisfacción más grande que pueda tener será dejar un camino hecho para que el que me suceda no tenga que estar explicando lo que yo explico hoy”

Óscar Washington Tabárez en su presentación como técnico de Uruguay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s